Exilio

 

En 1959 el Dalai Lama, después de su huída, estableció la Administración Central de Tibet (CTA) en Mussoorie (India); posteriormente fue trasladada a Dharamsala, su actual sede. Los principios fundamentales de esta, la no violencia y genuina democracia, han hecho que haya sido reconocida y respetada por parlamentos de todo el mundo y por millones de personas. El 14 de junio de 1991 se redactó la Constitución en el exilio. 

El Gobierno en el exilio ha hecho de la educación una prioridad. A través del Departamento de Educación administra 80 escuelas en India, Nepal y Bhutan, 30 de ellas fundadas y gestionadas por el Gobierno indio. En total atienden a 30.000 niños. Sólo el Tibetan Children’s Village de Dharamsala administra 17 escuelas con 17.000 niños.

El Departamento de Interior es responsable de 21 asentamientos agrícolas, industrias derivadas del campo y fábricas de alfombras. También cuida de 20 asentamientos y sociedades artesanales en Nepal y Bhutan.